Arriba


19 Mayo, 2021
Las moléculas de ADN deben separarse de otro material celular antes de poder examinarlas, pues algunos componentes, como las proteínas celulares que empaquetan y protegen el ADN en el entorno de la célula pueden inhibir la capacidad de analizar las muestras.


Las moléculas de ADN deben separarse de otro material celular antes de poder examinarlas, pues algunos componentes, como las proteínas celulares que empaquetan y protegen el ADN en el entorno de la célula pueden inhibir la capacidad de analizar las muestras. Por lo tanto, se han desarrollado métodos de extracción de ADN para separar proteínas y otros materiales celulares de las moléculas de ADN.

Actualmente en los laboratorios de genética se utilizan varias técnicas primarias para la extracción de ADN, como lo son la extracción orgánica, extracción Chelex y extracción FTA o en fase sólida. El procedimiento exacto de extracción o aislamiento del ADN varía según el tipo de evidencia biológica que se esté examinando.

Por ejemplo, la sangre completa debe tratarse de manera diferente a una mancha de sangre o un fragmento de hueso. Para esta labor también existen herramientas que pueden facilitar, atendiendo a las características de cada muestra, por ejemplo el kit de extracción de tejidos y cabello que ofrece PROMEGA de ZOGBI aumenta el rendimiento de ADN de muestras y sustratos de casos difíciles.

Todas las muestras deben manipularse con cuidado independientemente del método de extracción de ADN para evitar la contaminación cruzada entre muestras o la contaminación con de ADN extraño. El proceso de extracción es probablemente la etapa en donde la muestra de ADN es más susceptible a la contaminación que en cualquier otro momento del proceso de análisis de ADN forense. Por esta razón, los laboratorios generalmente procesan las muestras de evidencia en momentos separados y, a veces, incluso en ubicaciones diferentes de las muestras de referencia.

La elección del método de extracción debe ser a partir de las características de la muestra y los recursos con los que cuenta el laboratorio, por ello es necesario tomar en cuenta lo siguiente: La extracción orgánica, a veces denominada extracción con fenol-cloroformo, ha estado en uso durante el período de tiempo más largo y puede usarse para situaciones en las que se realiza la tipificación RFLP (sitios particulares, de una serie de cuatro a ocho ácidos nucleicos,) o PCR (reacción en cadena de la polimerasa). El ADN de alto peso molecular, que era esencial para los primeros métodos RFLP, se puede obtener de manera más eficaz con extracción orgánica.

El método Chelex de extracción de ADN es más rápido que el método de extracción orgánica. Además, la extracción Chelex implica menos pasos y, por lo tanto, menos oportunidades de que ocurra contaminación cruzada. Sin embargo, produce ADN monocatenario como resultado del proceso de extracción y, por lo tanto, solo es útil para procedimientos de prueba basados en PCR.

Por su parte, el uso de papel FTA simplemente implica agregar una mancha de sangre al papel y dejar que la mancha se seque. Las células se lisan al entrar en contacto con el papel y el ADN de los glóbulos blancos se inmoviliza dentro de la matriz del papel. Para su análisis se quita un pequeño trozo de papel con muestra de la tarjeta FTA y se coloca en un tubo para lavarlo. A continuación, el ADN unido se puede purificar lavándolo con un disolvente para eliminar el hemo y otros inhibidores de la reacción de PCR. Y posteriormente se añade la muestra limpia directamente a la reacción de PCR.

Fuente: Butler, J. (2009). Fundamentals of forensic DNA typing. Estados Unidos: Academic Press, Elsevier.

Autor :Equipo Expresión Forense