Arriba


Abril 12, 2021

Los documentos han sido el punto medio de la expresión verbal y gestual del ser humano, tienen un papel importante para la transferencia de pensamientos, emociones e ideas, además tienen la peculiaridad de darnos perdurabilidad. Lograr esta fijación del mundo de las ideas requirió la utilización de soportes para plasmar dicho contenido, debían ser aptos para que pudieran contener por un tiempo prolongado la escritura, así se dio la oportunidad de ir dejando un archivo de documentos, permitiéndonos estudios históricos e interpretación de lo humano en tiempos del ayer.



Sin embargo, desde el periodo de la antigüedad surgió la manipulación indebida de los documentos lo que causó su persecución judicial de la persona que creaba documentación falsa o la que los utilizara, se concibió como delito de falsificación a partir de la alteración que afectaba la esencia del documento original. Para poder perseguir al sujeto era necesario el estudio profundo de los documentos, lo que permitiría conocer parte de la identidad del autor.

La pericia documental tiene su valor y acción desde que existen actos concientes de manipulación, fabricación y falsedad de los documentos. Es a partir de la documentoscopia que se pueden detectar anomalías en los documentos, tales como las características del soporte sobre el que está, las tintas utilizadas, las medidas de seguridad, etc. Los documentos guardan en su contenido elementos clave que revelan su misterio, son las técnicas jurídico-científicas aplicadas a su estudio lo que nos guiará a la conclusión de su autenticidad, o en caso contrario, sus errores que delatarán su origen y a su autor.

Es así que la documentoscopia analiza la falsificación, duplicación o reproducción ilícita de documentos desde una perspectiva jurídico-científica, a partir de su aparato intrínseco, es decir el contenido como, de qué documento se trata de todos los tipos de documentos con los que nos podemos encontrar, el tipo de escritura, caligrafía o impresión, tintas, etc., así como del estudio de la forma externa del documento, su soporte físico, tipo material, particularidades, medidas de seguridad, que para su estudio minucioso se requerirán instrumentos y herramientas como lupas par aumentar o disminuir la visión, de diferentes lentes, iluminación como luz directa, incidente o inclinada, binoculares, etc.

A través del tiempo se han ido perfeccionando la fabricación y alteración de los documentos, con las innovaciones de imitación de sellos, hologramas, hojas rubricadas, soportes que simulan perfectamente el original y demás elementos que hacen un documento apócrifo en una copia suficiente para aprobar los primeros filtros de validación. Surgiendo así nuevas necesidades en el campo de la documentoscopía, por ello algunas empresas han decidido abordar estas problemáticas desarrollando tecnología de vanguardia que permita mejores resultados, un ejemplo son las tecnologías desarrolladas por Foster Freeman, reconocidos a nivel internacional por sus sofisticados aparatos de apoyo a esta disciplina, capaces de detectar falsificaciones y evidencia de manipulación mediante una combinación con herramientas de examen dedicadas confirmar la autenticidad de los documentos o revelar evidencia de falsificación.

En concreto, la documentoscopia, como auxiliar de criminalística, tiene como objeto emitir un peritaje desde una perspectiva científica, que determine si un documento es falso o auténtico. Cabe recalcar que no es tarea fácil su reconocimiento y detección, puesto que se necesitan conocimientos jurídicos y técnicos adecuados, más un constante reciclaje de actualizaciones, que nos permitan comprender los nuevos modus operandi en la falsificación, y así, aportar una prueba pericial que sirva de auxilio a la Administración de Justicia.

Rojas Aguirre, L. E. (2012). Historia dogmática de la falsedad documental. Revista de derecho (Valparaíso), (39), 545-583.

Pérez, V. G. (2019). Documentonomología: Origen, casuística y su aplicación pericial en España. Archivos de Criminología, Seguridad Privada y Criminalística, (22), 63-83.

Ocelotl J. (2013). La falsificación y alteración de documentos oficiales y su importancia en la suplantación de identidad de tipo físico. Recuperado el 24 de marzo de 2021 en: http://periciascaligraficas.com/v3/wp-content/uploads/La-falsificacion-y-Alteracion-de-Documentos.pdf

Mayer L., Vera J., (2015). Historia del objeto material del delito de falsedad documental punible. Revista de estudios histórico-jurídicos (37), 325-346 .

Sigue a FOSTER FREEMAN en sus Redes Sociales:

LinkedIn | Twitter | Instagram |

Autor :Equipo Expresión Forense