Arriba


18 Mayo, 2021
Hoy en día, nos encontramos en la era digital, donde son parte de nuestra vida cotidiana las nuevas tecnologías, como dispositivos móviles, ordenadores, sistemas de seguridad computarizados, etcétera...


Hoy en día, nos encontramos en la era digital, donde son parte de nuestra vida cotidiana las nuevas tecnologías, como dispositivos móviles, ordenadores, sistemas de seguridad computarizados, etcétera. De esta forma, aunque un delito no sea informático, es muy probable que se encuentren asociadas pruebas digitales, y puesto que todas las actividades que se realizan con un dispositivo dejan un rastro, alguna información, es posible que la misma sea analizada para obtener información que aporte elementos para la resolución de un caso. Algunos ejemplos de evidencia digital que se podrían encontrar incluyen correos electrónicos, direcciones IP, localizaciones geográficas, accesos a sistemas, historiales de navegación, chats, borrado de datos, entre otros.

La evidencia digital debe ser tratada adecuadamente, pues es un tipo de evidencia vulnerable a la pérdida, por ello para que esta información sea válida y admitida jurídicamente, los expertos en informática forense deben seguir un protocolo de actuación adecuado. De acuerdo con Herlinda Vite el método de la informática forense se conforma de cuatro etapas: identificación, preservación, análisis y presentación de resultados.

En la primer etapa, es importante tener en cuenta que los rastros informáticos son en extremo sensibles por lo que se recomienda a fin de prevenir la pérdida de la evidencia digital, evitar apagar computadoras, encender un equipo apagado, ejecutar aplicaciones, realizar búsquedas, desconectar dispositivos de almacenamiento y abrir archivos en el equipo de cómputo. Por su parte para la identificación y análisis de la información es de gran importancia emplear las herramientas más adecuadas, hoy en día existen diversas herramientas que emplean avanzadas tecnologías, lo que permite una mejor obtención de resultados, tal es el caso de los productos desarrollados por MSAB que al ofrecer productos, plataformas y servicios, que combinados entre sí, forman un ecosistema completo de herramientas forenses móviles protege a la evidencia a lo largo de la cadena de pruebas, pues estas soluciones trabajan juntas en armonía para asegurar unos flujos de trabajo de mejores prácticas para todos los involucrados en el análisis de la evidencia digital, desde el campo hasta el laboratorio y para la presentación de datos en una sala de audiencia.

Las situaciones en las que la evidencia digital pueda representar un pilar fundamental en una investigación pueden ser muy diversas, entre ellas, delitos contra la propiedad industrial o intelectual; descubrimiento y revelación de secretos, espionaje; en casos de violación de confidencialidad o de políticas de empresa; vulneración de la privacidad, (lectura de correos electrónicos, interceptación de comunicaciones, protección de datos personales); usos no autorizados de ordenadores; suplantación o robo de identidad; historial de chats, archivos, navegación web o cualquier otra forma de comunicaciones electrónicas; accesos no autorizados a los sistemas informáticos, entre otros.

Autor :Equipo Expresión Forense