Arriba


21 Abril, 2021

Las huellas son aquellas marcas que se dejan como producto de un intercambio por el contacto de dos cuerpos, dejando en el otro rastros de la forma que tiene el objeto que dejó su impresión. El estudio criminalístico realiza una labor de suma importancia que se centra primordialmente en la búsqueda y localización de estas huellas, a los que se les denomina “indicios”, debido a lo relevantes y clave que se vuelven para la investigación.

Lo primero que debe hacerse cuando se localiza una huella en el lugar de investigación es evitar su contaminación para esto, debe preservarse adecuadamente para que no pierda su naturaleza, y lograr hacer un íntegro estudio de sus características para determinar su procedencia. Para su búsqueda se pueden requerir de instrumentos especiales como microscopios, sistemas de iluminación o procedimientos químicos y físicos, todo depende del tipo de huella, hay una variedad de ellas en la escena de un crimen como:

•Huellas Dactilares.
•Huellas/Manchas de Sangre o cualquier otro fluido biológico.
•Huellas de pisadas.
•Huellas de neumáticos.
•Huellas dejadas por objetos.
•Huellas de labios, dientes, uñas.


Para poder realizar el análisis de huellas primero deben separarse por su forma de producción, su procedencia o bien por su morfología.

Estar equipado para cualquier tipo de huella que se pueda encontrar en la escena es de suma importancia, por ello existen diferentes empresas que se encargan de desarrollar herramientas y equipo adecuado a esta labor, una de ellas es Foster Freeman, que ofrece herramientas de alta tecnología para búsqueda de huellas en el lugar, desde material para identificación y levantamiento de huellas dactilares, hasta avanzados equipos de iluminación que permiten la identificación de estos y otros indicios.

Autor :Equipo Expresión Forense