Arriba


14 Mayo, 2021
Se debe entender como falla cuando una estructura alcanza un estado en el que deja de prestar la función para la cual fue diseñada, ya sea por vibraciones, por desplazamientos excesivos o bien por daños locales o generalizados.


La ingeniería civil se apoya en una disciplina, para determinar de manera objetiva las causas más probables que ocasionaron una falla. Esta disciplina es la ingeniería forense, la cual ha desarrollado métodos y buenas prácticas que tienden a ordenar el proceso de inspección y estudio de modo que todas las partes que intervinieron en la obra, desde su misma planeación hasta su mantenimiento, sean evaluadas con base en evidencia empírica. Obteniendo así de manera irrefutable, una explicación de la falla.

Sergio M. Alcocer, quien es Investigador en el Instituto de Ingeniería de la UNAM y miembro honorario de la Sociedad Mexicana de Ingeniería Estructural, menciono en su artículo para el Nexos que:
La evaluación de una falla estructural comprende tres etapas:
a) Investigación de las características y condición de la estructura:
En la cual se debe inspeccionar el sitio de la falla con objeto de documentar, de manera gráfica con fotos y videos, y con mediciones, las dimensiones, la condición, así como el tipo y detallado de refuerzos, soldaduras y anclajes, entre otros.
b) Análisis de laboratorio y estudios de gabinete para verificar causas posibles.
Consiste en realizar los análisis de laboratorio de las muestras recolectadas en campo, así como en hacer los cálculos que permitan verificar, o descartar, la o las posibles causas de la falla.
c) Formulación del informe final.

Una vez identificada la causa (o causas) más probables, se formula el informe final, el cual deberá incluir la descripción de la estructura original y de sus modificaciones o reparaciones; descripción y documentación del daño; descripción y documentación de las posibles causas; alcance y resultados de los análisis de laboratorio; criterios de evaluación y resultados, e identificación de la o las causas más probables de la falla.

La ocurrencia de una falla exige una explicación, en este orden, objetiva, basada en evidencia y métodos conocidos, y pronta. El tiempo del peritaje dependerá de la complejidad de la falla que se presente, así como de la intensidad y tipos de análisis de laboratorio y estudios de gabinete. Es decir, un informe completo de una falla (como la que se presentó en la Línea 12 del Metro el día 3 de mayo de 2021) no se puede realizar en tan solo unos días, sino que requiere de meses.

Es recomendable que un peritaje de una falla sea coordinado por una comisión, integrada por personas conocedoras del tema, y sin compromisos con las partes involucradas, se debe tener como propósito verificar que las etapas señaladas anteriormente se desarrollen de manera objetiva, sin presiones o desviaciones de ningún tipo.

Basado en el texto de Nexos

Autor :Equipo Expresión Forense