Arriba


Abril 08, 2021

La violencia contra las niñas y mujeres es la máxima expresión de la desigualdad y discriminación; en México como en muchos países, los principales factores determinantes de la violencia de género son las condiciones estructurales inequitativas en donde se desarrollan las relaciones sociales, familiares y culturales desiguales entre hombres y mujeres; evidentemente la violencia de la que hablamos tiene graves repercusiones en la salud, la libertad, la seguridad, el patrimonio y la vida de las niñas y mujeres, por lo que constituyen serias violaciones a sus derechos humanos.



El Estado mexicano recibió en 2009 y 2010, tres sentencias emitidas por la Corte IDH , que versan sobre casos de violencia contra niñas y mujeres, en estas sentencias se responsabilizó al Estado de incumplir su deber de investigar esta violencia y con ello su deber de garantizar, los derechos a la vida, integridad y libertad personal de las víctimas y su derecho de acceso a la justicia.

Uno de los señalamientos más importantes que aportaron estas sentencias es que las instituciones de procuración de justicia cuenten con protocolos de investigación con perspectiva de género en los ámbitos ministerial, policial y pericial para casos de feminicidios y violencia sexual, primordialmente. Por ello, la Procuraduría General de la República, se diseñó el Protocolo de Investigación Ministerial, Policial y Pericial con Perspectiva de Género para el Delito de Feminicidio, herramienta que establece las obligaciones que deben cumplir las y los servidores públicos como agentes del Estado.

La finalidad de este protocolo es proporcionar una herramienta metodológica estándar y efectiva en la investigación de la violencia feminicida, competencia de la Procuraduría General de la República, para que se realicen con visión de género y estricto cumplimiento al principio de debida diligencia. El protocolo implica un conjunto de procedimientos específicos, dirigidos a regular y unificar el actuar del personal sustantivo de la institución, bajo tres niveles de especialización, como lo son el ministerial, policial y pericial, para garantizar en su cumplimiento y protección de los derechos humanos y para que la actuación sea coordinada.

Se debe señalar que, en casos de violencia de género, la CorteIDH determinó que las investigaciones deben:

I. Remover todos los obstáculos de jure o de facto que impidan la debida investigación de los hechos y el desarrollo de los respectivos procesos judiciales y usar todos los medios disponibles para hacer que las investigaciones y procesos judiciales sean expeditos a fin de evitar la repetición de hechos iguales o análogos a los del presente caso;

II. La investigación deberá incluir una perspectiva de género; emprender líneas de investigación específica violencia, para lo cual se deben involucrar las líneas de investigación sobre los patrones respectivos en la zona; realizarse conforme a protocolos y manuales que cumplan con los lineamientos de dicha sentencia; proveer regularmente de información a los familiares de las víctimas sobre los avances en la investigación y darles pleno acceso a los expedientes, y realizarse por funcionario/as altamente capacitados en casos similares y en atención a víctimas de discriminación y violencia por razón de género;

III. Deberá asegurarse que los distintos órganos que participen en el procedimiento de investigación y los procesos judiciales cuenten con los recursos humanos y materiales necesarios para desempeñar las tareas de manera adecuada, independiente e imparcial, y que las personas que participen en la investigación cuenten con las debidas garantías de seguridad, y;

IV. Los resultados de los procesos deberán ser públicamente divulgados para que la sociedad mexicana conozca los hechos objeto del presente caso.

La investigación con perspectiva de género se refiere a un estándar de derecho internacional de protección de los derechos humanos de las mujeres que se traduce en que la investigación tiene alcances adicionales cuando la víctima es una mujer que sufre muerte, maltrato o afectación a su libertad personal en el marco de un contexto general de violencia contra las mujeres.

El propósito de M-FISys es facilitar el proceso de identificación sin automatizarlo, por ello está excepcionalmente bien calificado para ayudar a los expertos forenses en la identificación rápida de restos humanos.

Finalmente cabe resaltar que, como ya se ha visto, los problemas de integración e interpretación de datos a gran escala abordados por M-FISys no se limitan de ninguna manera a una muerte masiva y podrían aplicarse en cualquier área del trabajo de casos forense donde la identificación del ADN sea un requisito.

Autor :Equipo Expresión Forense