Arriba


27 Abril, 2021
Cada individuo posee un tipo de ADN, lo cual lo hace diferente a los demás. Sin embargo, existen algunas personas en las cuales dentro de su cuerpo conviven dos tipos de ADN diferentes. A estas personas se les conoce como “Quimeras Humanas”.


Se denomina como “quimera” al organismo formado por células procedentes de distintos individuos. Esto se trata de un fenómeno frecuente en la naturaleza que puede aparecer tras la gestación, un trasplante de órganos o incluso una transfusión. El quimerismo se ha relacionado con el desarrollo de enfermedades autoinmunes (EAI).

Cada individuo posee un tipo de ADN, lo cual lo hace diferente a los demás. Sin embargo, existen algunas personas en las cuales dentro de su cuerpo conviven dos tipos de ADN diferentes. A estas personas se les conoce como “Quimeras Humanas”.

El término “Quimera Humana” hace referencia a un desorden por el cual una persona cuenta con dos muestras distintas de DNA en su cuerpo, generalmente una de ellas suele encontrarse en fluidos, como son la sangre o la saliva, mientras que la otra muestra la encontramos en los tejidos internos, como los órganos.
El origen de las quimeras se encuentra en las etapas más tempranas del desarrollo embrionario, cuando dos embriones mellizos (con diferente material genético) se funden en uno sólo. Así, el bebé que nace, presenta restos del que habría sido su mellizo, presentando su ADN en diferentes zonas del organismo.

En el momento de la gestación, se produce en ocasiones, la fecundación de dos o más óvulos por espermatozoides distintos. En estos casos, lo normal es que cada embrión se desarrolle por su cuenta y nazcan dos individuos, con información genética distinta y que pueden ser de diferente sexo. En el caso de las “Quimeras Humanas” los dos embriones iniciales se funden y forman uno solo, el cual comienza a evolucionar, generando así a un individuo con dos familias celulares genéticamente diferentes.

Pero ese contenido genético puede integrarse en diferentes partes del cuerpo, en el estómago, cara, o espermatozoides, así que dependiendo de las partes de dónde se recabe, el ADN variará.

Muy pocas de las personas que tienen esta condición genética se darán cuenta de ella, pues no todos se someterán a pruebas de paternidad para sus hijos o estudios de tipo de sangre. Por lo cual la comunidad científica no sabe con certeza cuántas personas en el mundo son poseedores de esta condición. Este fenómeno no se debe asociar necesariamente a enfermedad, y podría ser de utilidad en diagnóstico prenatal e incluso estar implicado en la regeneración de órganos dañados.

Autor :Equipo Expresión Forense