Arriba


12 Mayo, 2021
El tejido especializado del tejido conjuntivo, constituye principalmente de los huesos; está compuesto por células y componentes extracelulares calcificados que...


El tejido conjuntivo, constituye principalmente de los huesos; está compuesto por células y componentes extracelulares calcificados que forman la matriz ósea. Este tejido se diferencia de los demás tejidos conjuntivos por su capacidad de mineralizarse formando cristales de hidroxiapatita; lo que le confiere una propiedad de protección y resistencia a las presiones mecánicas, pero también es un reservorio de calcio y fosfato para el organismo.
Tipos de tejido óseo.
Prosaicamente se distinguen dos zonas óseas que representan dos formas diferentes de estructuración:

1. Tejido óseo esponjoso. – Este tipo de tejido constituye la mayor parte del tejido óseo de los huesos cortos, planos, de forma irregular y de la epífisis de los huesos largos; está formado por laminillas dispuestas en un encaje irregular de finas placas de hueso llamadas tubéculas.
2. Tejido compacto o denso. – Se puede localizar en la capa externa de los huesos largos formando la diáfisis en el exterior e interior de los huesos planos y en distintas zonas en los huesos cortos; es un tejido duro, denso y frágil; está formado por estructuras cilíndricas denominadas osteonas.
Funciones del tejido óseo.
El tejido óseo representa el 18% del peso corporal y sus principales funciones son:
Soporte: Los huesos proveen un cuadro rígido de soporte para los músculos y tejidos blandos.
Protección: Los huesos forman varias cavidades que protegen los órganos internos de posibles traumatismos.
Movimiento: Permite el movimiento del esqueleto, actuando como palancas de las estructuras músculo tendinosas que se insertan en ellos.
Homeostasis Mineral: El tejido óseo almacena una serie de minerales, especialmente calcio y fósforo necesarios para la contracción muscular y otras funciones; cuando son necesarios, el hueso, libera dichos minerales en la sangre que los distribuye a otras partes del organismo.

Producción de células sanguíneas: Dentro de las cavidades situadas en ciertos huesos, un tejido conectivo denominado médula ósea roja, produce las células sanguíneas o hematíes. Almacén de grasas de reserva: La médula amarilla consiste principalmente en adipocitos con unos pocos hematíes dispersos, es una importante reserva de energía química. Inmunológica: Regulación de las respuestas inmune.

El tejido óseo también alberga la hematopoyesis, que proporciona las diferentes células necesarias para la defensa del organismo, así como las células precursoras implicadas en la remodelación ósea, como los osteoclastos que reabsorben el hueso viejo, y los osteoblastos que fabrican tejido óseo nuevo. Además, existen numerosas interacciones entre este tejido y el resto del organismo, como la regulación del apetito y de la función sexual con la leptina o la participación en la regulación de las células pancreáticas con la osteocalcina.

Autor :Equipo Expresión Forense