Abandono de ancianos: casos y consideraciones

17. 04. 26

Calificación del usuario: 5  / 5

Estrellas activasEstrellas activasEstrellas activasEstrellas activasEstrellas activas
 
Por: Mark Benecke, Eberhard Joseph y Ralf Zweihoff

Las heridas de las personas son un potente blanco para las mismas moscas que se alimentan tempranamente de cadáveres. Esto puede llevar a complicaciones en la estimación del intervalo post mortem (IPM) o a información adicional que pudiera ser valiosa en un juicio, o durante las investigaciones. Con la entomología forense y la mayor incidencia de entomólogos forenses, aún en casos de menor importancia como los de abandono de ancianos (sin violencia usada en su contra, ejemplo,  muerte natural) atraen nuestra atención. Además mucha más gente alcanza una esperanza de vida mayor que en años anteriores que nos lleva a conocer el incremento de las malas prácticas de las personas dedicadas al cuidado de ancianos en el ambiente profesional y personal. Se revisaron brevemente tres casos en los cuales la entomología forense ayudó a un mejor entendimiento de las circunstancias de la muerte, y especialmente anteriores a la muerte. 

Caso 1: Departamento limpio con ejemplares muertos de Muscina stabulans 

Una mujer anciana fue encontrada muerta en Octubre del 2002 en el tercer piso de su departamento en la ciudad de Colonia, Alemania. El departamento estaba muy limpio exceptuando el cuarto de baño en el cual se encontró que la bañera había sido llenada con agua y prendas. Además de larvas, se encontraron moscas adultas muertas de la especie Muscina stabulans FALLÉN (posterior determinación) que se encontraban esparcidas sobre el suelo, y sobre el alféizar de una ventana apuntando hacia el Noroeste (el departamento no tenía ventanas en la parte sur). No había presencia de moscas en el sentido del significado zoológico en ningún estadio de desarrollo. 

Decidimos basar nuestras afirmaciones en el hecho de que todas las moscas adultas ya habían emergido de las pupas. Usamos los siguientes datos de desarrollo en un rango de las temperaturas de la habitación razonablemente posibles: 

MARCHENKO 

19° C       28.8 d

20° C       21.0 d 

21° C       19.5 d 

 

NOUTERVA

ca. 16° C      26 – 28 d 

El intervalo mínimo de alrededor de tres semanas debió haber sido un descuido de la prestadora de cuidados profesional a la que se le pagaba y la cual estaba encargada de revisar y cuidar a la mujer cada semana. Sin embargo, la prestadora de cuidados  sostuvo que ella había llamado a la mujer hacia 2 semanas para revisarla, pero la mujer ahora fallecida presuntamente rechazó cualquier visita. Esta posibilidad no pudo ser eliminada ya que se conocía que la anciana gozaba de buena salud, pero a la vez era mentalmente inestable y con una conducta “difícil” para con los demás. Este caso muestra además lo importante que es la presencia en la escena del crimen del entomólogo forense: Los insectos pudieron no haber sido colectados por la policía puesto que a ellos les pareció que éstos no se estaban alimentando directamente del cadáver, sino que estaban en los alrededores por “casualidad”. 

En claro contraste a los hallazgos entomológicos, se asumió que la prestadora de cuidados hizo lo mejor, y no prosiguió una acusación por el fiscal de distrito. 

Caso 2: Pérdida profunda de tejido en pie 

En Septiembre del 2002, una anciana fue encontrada muerta en su departamento en un pueblo urbanizado del Oeste de Alemania. Su pie estaba envuelto en una bolsa de plástico y dentro, fueron encontradas numerosas larvas de Lucilia sericata (determinación posterior). 

En el interior del departamento, la policía sostuvo explícitamente la ausencia de moscas adultas. Sin embargo, el departamento estaba en malas condiciones, e incluso el propietario había notado en enero del 2002 que era urgentemente necesario hacer renovaciones debido a que había manchas de humedad en las paredes. También notó la presencia de pequeñas moscas. La mujer no limpió el inodoro apropiadamente, y en el lavabo, se encontró ropa húmeda. Por lo tanto, una población de moscas pudo haber estado establecida incluso sin heridas en la mujer. Para sorpresa de todos, la prestadora de cuidados sostuvo abiertamente que “es muy posible que el pie de la persona fuera envuelto en una bolsa de plástico, y que las larvas pudieran haber estado presentes dentro de la bolsa de plástico cuando la mujer aún estaba con vida”. El médico general estimó un intervalo post mortem de ± dos días. La edad de las larvas fue estimada por su tamaño (11mm) de aproximadamente cuatro días (4x 24 horas) y las temperaturas registradas del exterior fueron de 20° C. Sin embargo, a juzgar por la profunda pérdida de tejido en el pie, se discutió que muy probablemente las larvas se habían alimentado de la mujer cuando menos una semana mientras ella se encontraba aún con vida pero luego dejó la bolsa para que pupara en otro sitio. Sin embargo, el departamento no pudo ser inspeccionado para pupas. 

Caso 3: Madre muerta en el sofá 

En marzo del 2002, el cadáver de una anciana fue encontrado en su departamento en una urbanización en el Oeste de un pueblo alemán. El departamento estaba desaliñado en términos no orgánicos pero no se encontró materia orgánica en descomposición. En el cadáver se encontraron los siguientes insectos: Larvas de mosca Fannia canicularis, larvas de mosca Muscina stabulans, y escarabajos adultos de Dermestes lardarius. Los insectos son conocidos por desarrollar poblaciones en el interior de las casas,  pero la presencia de Fannia frecuentemente sugiere la presencia de heces, y orina en casos de abandono. 

En este caso, se encontró evidencia adicional de abandono mientras la persona estaba viva por el hecho de que la piel del cadáver no fue comida por las larvas, y de la formación de manchas por presión. Los ojos del cadáver estaban intactos. Pupas de especies desconocidas fueron reportadas pero no colectadas. Esto nos llevó a la conclusión de que el pie no estuvo poblado de larvas post mortem. Si los huevos hubieran sido depositados post mortem, tendría que haber habido una presencia mínima de huevos, o de larvas, en la región de los ojos, oídos, o nariz puesto que son éstos los sitios –junto con las heridas- preferidos a las manchas para la colonización. El hijo de la mujer fue acusado de mala conducta en el cuidado de su madre. El reclamó que alimentó a su madre la tarde anterior a su fallecimiento, y que ella se encontraba en buen estado. Refiriéndose a los hallazgos entomológicos, y a las manchas de presión, su declaración no fue creída por el juez. 

La cuestión de si la mujer sufrió dolor por la presencia de las larvas en su cuerpo no puede ser respondida por nosotros. Se sabe que las larvas de mosca que se encuentran dentro de las heridas pudieran no causar dolor, o un severo dolor. 

Conclusión 

Del actual trabajo, se tiene la impresión de que la desatención  en los ancianos actualmente se está convirtiendo en un problema severo en las sociedades de mayores. Desde el punto de vista judicial, es -y será- muy difícil de juzgar si la prestadora de cuidados es culpable de desatención, o no. La entomología forense puede dar importantes perspectivas en la dinámica, la cantidad, y el estado final del cuidado corporal que se le dio a la persona abandonada. 

Al mismo tiempo, la entomología forense ayuda a excusar a prestadores de cuidados que actualmente hicieron su obligación mientras ocurrieron infestaciones de larvas en heridas de las personas durante un intervalo normal en el que no tocaban visitas. 

Se necesita hacer hincapié en la presencia del entomólogo forense en la escena del crimen ya que las complejas interacciones con el ambiente así como la recolección de ejemplares muertos, y pupas, puede ser problemática para el personal de la policía no entrenada.  

Referencia: http://www.benecke.com/maden.html
Ir arriba