Editorial

Hoy en día son muchas las ofertas académicas de todo tipo (en el área forense) que encontramos promocionadas en la red, que si “primer respondiente”, que “documentos cuestionados”, que “escena criminal”, que “perfilación”, que “hipnosis”, que “la ouija”, que “quiromancia”, que necromancia, etc… forense… y no, no está mal que exista variedad en cursos y capacitación, el problema es que muchas de las ofertas son basura…sí… basura…

Muchos comentarios habrán surgido en la cabeza del lector acerca de lo que digo, deje ahondo en lo anteriormente escrito: el área forense es muy variada y es necesario tener un bagaje cultural muy amplio, pero de ello a ofertar y tomar cualquier curso que tenga el apelativo forense hay un gran trecho; hay ofertas que sin duda valdrán la pena y algún otro sorprenda, pero querer convertir en “forense” todo porque es moda, es vender espejitos.

Hace tiempo un connotado Investigador y articulista me decía que si se vestía como Walter Mercado (con el respeto que el señor se merece) y hablara sobre “interrogatorios forenses con la ouija” seguramente tendría más éxito que con investigaciones serias. Seguramente dará risa lo anterior pero es cierto, es penoso ver como congresos, ponencias, seminarios e incluso cursos, diplomados de alta especialidad y calidad no tienen quorum necesario y que estas pseudo ofertas académicas se abarrotan, sí, de jóvenes estudiantes que inician una formación en el medio forense, más penoso aún, cuando son “escuelas” quienes lo ofrecen, promocionan u obligan a sus estudiantes a asistir…

No es posible que solo por vender se promocionen cuestiones completamente amarillistas que lo único que hace es fomentar el morbo entre los asistentes y de pauta a seguir replicando este tipo de eventos. Muy importante es que al momento de ver una oferta académica nos preguntemos si en realidad hay seriedad en la misma, si en realidad aprenderemos algo realmente útil o acorde a las investigaciones forenses serias y si quienes lo imparten o promocionan son gente que conoce del área forense y por supuesto la “reputación científica” que la persona posea.

Y como es menester de este ejemplar seguir colaborando con la formación forense seria, los invitamos a leer sobre la supermarihuana, una de las drogas sintéticas que más terreno están abarcando; el extraño caso de Cotard una enfermedad poco común pero muy interesante; la manipulación genética, tema que ya tenemos de frente y aunque esperanzador también es muy aterrador por todas las implicaciones que se pueden generar; otros temas más son: espías, robo de identidad, fraude cibernéticos, etc.

 

¡GRACIAS! 

Manuela Melchor Ortega

 Expresión Forense

Ir arriba