Atención Psicológica a Familiares de Personas Desaparecidas

78 atencion-psicologica-a-familiares-de-personas-desaparecidas

El fenómeno de la desaparición de personas es cada día más habitual en México, y los familiares de éstas se deben de enfrentar a un proceso doloroso el cual se vuelve revictimizante debido a que reciben nulo apoyo por parte del gobierno en cuanto a búsqueda de sus familiares, así como tampoco reciben ayuda psicológica. En el presente artículo se abordan los procesos que dichas personas viven, con la intención de crear conciencia del tema y puedan ser creados nuevos programas de apoyo en el afrontamiento de esta situación tan lamentable.

La desaparición supone una incertidumbre muy grande que hace que los familiares difícilmente comiencen el proceso de duelo, y cuando se comienza difícilmente culmina, lo que crea las condiciones necesarias para que se desarrollen sentimientos de culpa, angustia y ansiedad acompañados de impotencia, frustración e ira por no poder controlar la situación y por no poder encontrar de forma inmediata a sus allegados ausentes.

Todo queda suspendido, paralizado, cualquier proyecto de vida queda anulado por completo, los individuos se enfocan en comenzar cuanto antes la búsqueda, dejando en segundo plano toda su vida, aferrándose a la idea de que pueden aún encontrar a la persona desaparecida con vida, lo cual supone un olvido total de la propia identidad y existencia, así como de la presencia de otros miembros de la familia y sus necesidades, creando rupturas en otras relaciones. El agotamiento tanto psicológico como emocional se vuelve tan grande que se desarrollan patologías que se vuelven crónicas.

Es así que el proceso de duelo cuenta con características muy específicas y muy distintas a cuando una persona muere:

Incertidumbre y Búsqueda: el no tener un cuerpo o un sepulcro hace que las familias sientan la necesidad incesante de buscar, lo cual los enfrenta a situaciones diversas que los deja vulnerables ante la injusticia. Lo anterior los orilla a buscar la justicia a través de otros medios, buscando información en chamanes, brujos o adivinos, los cuales pueden crearles falsas expectativas que más que ayudar creará más frustración y emociones negativas.

Confrontación: las familias se enfrentan a la revictimización tanto de las autoridades como de las demás que los rodean, que se alejan de ellos por la incertidumbre que hay alrededor de la desaparición, con premisas como “si desapareció fue por algo”, “probablemente sus familiares también estén involucrados en cosas turbias”, etc. Debido a esto pueden suceder dos cosas: que se aíslen o que busquen crear redes de apoyo entre familias que viven la misma situación y pueden tener empatía mutua.

Afrontamiento y recuperación: se crean nuevas formas de vivir basados en todas las experiencias ya vividas y sobretodo aprenden a convivir con el dolor y la frustración, que nunca dejarán de existir.

Basado en estos procesos Puelles (2018), propone un modelo de afrontamiento, el cual se basa en las experiencias de las personas que desgraciadamente han tenido que vivir esta situación, las cuales se enfrentan a vivir con esta realidad y lidiar con la constante incertidumbre.

Este modelo considera que el psicólogo siempre debe de tener la conciencia de que no es posible bajo ninguna circunstancia crear expectativas falsas así como evitar a toda costa propones soluciones inviables que comprometan la estabilidad emocional y psicológica de la persona afectada.

En este proceso también es de vital importancia tomar en cuenta las emociones que desembocan de cada etapa, los diferentes tiempos que lleva cada etapa, el desenlace del caso y las diferencias individuales que se tengan de afrontamiento, así como siempre buscar el objetivo final, que es potenciar la funcionalidad de los involucrados.

El papel del psicólogo podría resultar de más necesario en el proceso de búsqueda como un apoyo incondicional para los familiares, por eso es que se debe de crear más investigación y más planes de acción que aborden a profundidad el tema.


Fuentes:

Álvares, A. (2018). El papel del psicólogo en los casos de desapariciones de personas. Cuadernos de Crisis y Emergencias, 17(2), 20-27.
Gutierrez, C. (s.f.). Procesos de duelo en familiares de víctimas de desaparición forzada. Psicología Jurídica. Recuperado el 27/08/2021 de: https://psicologiajuridica.org/psj137.html
Puelles, M. (2018). Afrontamiento resiliente de la desaparición de un ser querido. Psicología clínica, legal y forense, vol. 18, 151-175.
Sánchez, T. (2020). Falta de apoyo psicológico para familiares de desaparecidos. Milenio. Recuperado el 27/08/2021 de: https://www.milenio.com/politica/comunidad/familiares-de-desaparecidos-sin-politicas-de-atencion-psicologica