Arriba


14 Julio, 2021
La escena del crimen es el lugar donde ocurre un hecho delictivo; es por ello, que resulta indispensable una adecuada intervención por parte de los investigadores, para la búsqueda de indicios que permitan el esclarecimiento de los hechos.


Los peritos expertos deberán localizar e identificar el mayor número de pruebas materiales empleando una metodología adecuada de recolección, embalaje, transporte y resguardo, ideal para cada indicio, que permita a los laboratorios realizar los análisis correspondientes para aportar información relevante para una investigación.

En la investigación pericial de un indicio biológico destacan tres grandes etapas
Búsqueda de indicios en el lugar de los hechos
Recolección, embalaje y envío al laboratorio
Procesamiento y análisis de la evidencia

En la primera etapa, búsqueda y recolección de indicios es muy importante conocer las propiedades de los diferentes indicios que podríamos encontrar en un lugar de los hechos, ya que de acuerdo a sus características se le dará el manejo y resguardo más adecuados, que finalmente permitirán a los laboratorios proporcionar resultados para la investigación.
Es muy común encontrar indicios biológicos como tejidos o fluidos corporales, que son elementos de sumo interés para la criminalística, ya que brindan información de ADN. Existen distintos fluidos corporales, si bien la sangre es el indicio biológico más frecuentemente hallado en las escenas criminales, además pueden encontrarse otros fluidos como saliva, semen, orina y sudor, entre los más comunes. Todos estos son sustanciales en la investigación, ya que aportan información acerca de la o las personas implicadas en el hecho, pues todos estos fluidos, con las técnicas adecuadas de extracción y preservación, aportan información genética (ADN).

Todos los indicios biológicos que provienen del mismo individuo presentan el mismo ADN independientemente de que sean pelos, sangre, saliva, semen, u otros tejidos. El ADN de cada persona es único, esto significa que a través de una mancha biológica se puede probar o determinar la participación de un individuo en la comisión de un delito, pero este éxito depende de la pericia con que se manejen los indicios, ya que de no actuar con la debida precaución los indicios se pueden contaminar o degradar fácilmente.
Las técnicas de análisis que se utilizan para los fluidos corporales van de acuerdo con el tipo de fluido que se estudia. Existen técnicas de orientación y técnicas de certeza. Las pruebas de orientación o pruebas presuntivas son muy sensibles y poco específicas ya que suelen dar falsos positivos; mientras que las de certeza o confirmatorias son muy específicas en los resultados. Por lo tanto, toda prueba presuntiva requiere de una prueba de confirmación.
Hoy en día existen kits desarrollados para la identificación de fluidos, algunas de las pruebas que se pueden mencionar como ejemplo incluyen, Saligae ® para la identificación de saliva, ABACARD(R) HemaTrace para la identificación de sangre y ABAcard(R) P30 para la identificación de semen; todos comercializados por ZOGBI.

Autor :Equipo Expresión Forense