Arriba


30 Junio, 2021
Un laboratorio de ADN forense a menudo tiene que lidiar con muestras de ADN que no son ideales.


El material biológico que sirve como prueba de un delito puede haber quedado expuesto a un entorno hostil durante días, meses o incluso años, como en el caso de una investigación sobre una persona desaparecida, en casos como este las moléculas de ADN pueden haber quedado expuestas a la luz solar directa o en maderas húmedas, entre otros escenarios.

Igual de importante es que la muestra biológica recuperada puede ser limitada en cantidad. Por lo tanto, un análisis de muestra preciso es fundamental, ya que un científico forense sólo puede obtener evidencia suficiente para un intento de análisis. Los principales retos a los que se enfrenta un genetista forense incluyen las muestras degradadas y mezclas o muestras contaminadas.

Muestras degradadas
La exposición ambiental degrada las moléculas de ADN rompiéndolas al azar en pedazos más pequeños. Los enemigos de la supervivencia de las moléculas de ADN intactas incluyen el agua y las enzimas llamadas nucleasas que degradan el ADN. Con tecnologías más antiguas, como el polimorfismo de longitud de fragmentos de restricción (RFLP), estas muestras de ADN severamente degradadas habrían sido muy difíciles, si no imposibles, de analizar.

Los métodos de PCR modernos, como la tipificación de STR multiplex, son poderosos porque se pueden medir cantidades minúsculas de ADN amplificándolos a un nivel en el que se pueden detectar. Un claro ejemplo de ello es el sistema PowerPlex ® Fusion 6C de PROMEGA el cual produce de manera confiable perfiles completos desde tan solo 125pg de ADN humano y perfiles parciales utilizables de entradas inferiores a 125pg, además al contener un sistema de amortiguación robusto para enfrentar los desafíos que representan los inhibidores que pueden encontrarse en la muestra, aumenta las posibilidades de éxito hasta con las muestras más difíciles, permitiendo hacer un análisis sin necesidad de repetirlos.

Sin embargo, esta sensibilidad a los niveles bajos de ADN también presenta, por otro lado, el desafío de evitar la contaminación por parte de aquel que recopila manipula la evidencia biológica.

Mezclas

Las mezclas surgen cuando la muestra a analizar tiene 2 o más fuentes de origen, es por ello que pueden ser difíciles de detectar e interpretar sin una amplia experiencia y una formación cuidadosa. No obstante, a medida que las tecnologías de detección se han vuelto más sensibles, utilizando PCR junto con mediciones fluorescentes, la capacidad de ver componentes menores en el perfil de ADN de muestras mixtas ha mejorado dramáticamente con respecto a lo que estaba disponible con los métodos RFLP hace solo unos años. En este contexto, si bien las muestras biológicas en el campo forense a menudo contienen mezclas de ADN de varias personas, existen marcadores que pueden ayudar en el análisis de las mismas. Por ejemplo, el objetivo del cromosoma Y en el sistema PowerQuant® que ofrece ZOGBI, permite la cuantificación del ADN humano masculino en la muestra, lo que ayuda a evaluar mezclas de ADN masculino y femenino.

Autor :Equipo Expresión Forense