...

Identificación de Cocaína: Prueba de Scott

Dentro de las pruebas que se aplican para la identificación de sustancias de abuso como la cocaína...

27 Agosto, 2021

Identificación de Cocaína: Prueba de Scott


Dentro de las pruebas que se aplican para la identificación de sustancias de abuso como la cocaína se encuentran los ensayos presuntivos los cuales son procedimientos rápidos diseñados para facilitar una indicación de la presencia o ausencia de determinadas clases de drogas en la muestra y eliminar rápidamente las muestras negativas.

Las reacciones del color pueden apreciarse gracias a compuestos que tienen una estructura química concreta. El color obtenido en un determinado ensayo puede variar en función de las condiciones en que se realiza, la cantidad de sustancia empleada y la presencia de material extraño en la muestra.

Es necesario que los reactivos que vayan a utilizarse en ensayos del color sean primero utilizados con sustancias conocidas en el momento de su preparación, es decir, debe realizarse un primer ensayo de prueba para evitar falsos resultados positivos a la hora de realizar la prueba.

Dentro de las pruebas presuntivas para cocaína encontramos el ensayo de Scott que es una modificación del ensayo del tiocianato de cobalto, en el cual se coloca una pequeña cantidad del material sospechoso en un tubo de ensayo y se añaden cinco gotas del reactivo (tiocianato de cobalto, ácido acético 10% y glicerina) y se agita el tubo de ensayo durante diez segundos. La cocaína y sustancias conexas producen un precipitado azul y una solución azul.

Posteriormente se añade una gota de ácido clorhídrico concentrado y se agita la mezcla durante algunos segundos. La solución azul debería volverse rosa. Si el color azul no varía, se añade otra gota y si el color sigue sin alterarse, se repite el ensayo con una muestra más pequeña de material sospechoso.

Finalmente se añaden cinco gotas de cloroformo y se agita. La interpretación del ensayo como positivo será cuando la capa inferior de cloroformo se vuelva de un intenso color azul, mientras que la capa superior tome una tonalidad rosa.

Para considerar que este ensayo para la determinación de cocaína ha dado un resultado positivo es necesario que se haya obtenido un resultado positivo en cada una de las etapas.

Son pocas las drogas, sujetas o no a fiscalización, que producen una secuencia de color similar. Sin embargo, se debe tener en cuenta que en los ensayos de color los resultados positivos no son más que indicios de la posible presencia de cocaína, sobre todo en los ensayos utilizados para determinar la presencia de este compuesto, pues son especialmente propensos a dar falsos positivos, ya que como se menciona, muchos otros materiales, a menudo inocuos y no sometidos a fiscalización, pueden dar colores similares con los reactivos del ensayo. Es por esto que los analistas deben confirmar esos resultados mediante el empleo de técnicas confirmatorias.

Dentro de las pruebas confirmativas que se aplican para su identificación se encuentran las cromatográficas de resolución de líquidos, de gases, de masa, EMIT y técnicas espectroscópicas.



Comparte este artículo