La Relevancia de la Cadena de Custodia en el Sistema de Justicia Penal Acusatorio

114 la-relevancia-de-la-cadena-de-custodia-en-el-sistema-de-justicia-penal-acusatorio

En junio del 2008, entraron en vigor reformas y adiciones a diversas disposiciones de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos en materia de seguridad y justicia, a través de las cuales, se estableció un Sistema de Justicia Penal Acusatorio y Oral, en donde la investigación de un delito, compete de manera conjunta a las Policías y el Ministerio Público, por lo que se hizo necesario generar una coordinación entre estos dos actores fundamentales. Con la entrada en vigor de este Sistema de Justicia Penal Acusatorio, se destacó la necesidad de preparar a las autoridades de Procuración de Justicia y de Seguridad Pública, para desempeñar de manera efectiva sus actividades, entre las cuales, se destaca el adecuado manejo de la Cadena de Custodia, que permite corroborar la trazabilidad y continuidad de los objetos, indicios o elementos materiales probatorios, que puedan servir en las etapas del procedimiento penal. Ante esta necesidad se creó la Guía Nacional de Cadena de Custodia, como un instrumento base para todos aquellos servidores públicos que intervengan en la Cadena de Custodia, desde las primeras etapas como lo son la preservación y procesamiento del lugar de la intervención, hasta el traslado, análisis y almacenamiento de los indicios.

En la Guía ya mencionada se señalan las directrices para el correcto llenado del Registro de Cadena de Custodia. Para iniciar la Cadena de Custodia, previamente se deberá llevar a cabo la preservación del lugar de la intervención por el Primer Respondiente y/o Policía con Capacidades para Procesar, esto con la finalidad de evitar cualquier acceso indebido que pueda causar la pérdida, destrucción, alteración o contaminación de los indicios o elementos materiales probatorios. En seguida se llevará a cabo el procesamiento en donde se realizará recolección, embalaje, sellado y etiquetado, de los indicios, en contenedores idóneos de acuerdo a la naturaleza de los mismos. Todo esto quedará asentado en el Registro de Cadena de custodia, los materiales empleados, el servidor que realizó el procesamiento y las etapas en que intervino, sirviendo así este registro como un control de calidad de los indicios en cada una de las etapas del proceso penal, pues después de iniciarse la cadena de custodia debe seguirse su trazabilidad hasta el momento en que se haga disposición final de los indicios o elementos materiales probatorios, en donde la autoridad competente determinará cuál será, pudiendo ser alguna de los siguientes supuestos: decomiso, devolución, destrucción, abandono, extinción de dominio o cualquier otro que determine la ley.

En este sentido la Cadena de custodia tiene una función muy importante para llevar un control de los servidores públicos que estuvieron en contacto con qué indicios y en qué momento, para así, evitar la pérdida, destrucción o daño de los indicios en cualquiera de las etapas del proceso penal.