Las Fuentes del ADN

  • Por Equipo Expresión Forense
  • |
  • 25 noviembre, 2021
  • |
  • Genética
  • |
las-fuentes-del-adn

En una investigación forense en la que se encuentren involucrados indicios biológicos, hay que tener en cuenta ciertas circunstancias antes de que un objeto o elemento de interés para su investigación sea examinado en el laboratorio, pues los restos biológicos se encuentran en condiciones adversas cuando abandonan las condiciones controladas y estables del organismo, principalmente por las condiciones medioambientales, que incluyen la temperatura, humedad, exposición a sustancias químicas o de microorganismos como hongos y bacterias, que pueden provocar la degradación del indicio o bien la inhibición del análisis.

Sin embargo una de las ventajas con las que cuentan las técnicas de análisis de ADN, siempre en continua investigación y desarrollo, es aplicar métodos y herramientas capaces de producir perfiles genéticos de restos muy degradados o mínimos. Estas también aplicables a las mezclas, es decir aquellos casos en los que restos biológicos ajenos al hecho criminal se depositaron en los objetos de investigación.

Además se deberá tener en cuenta que al momento de hacer una toma de muestra de evidencia biológica también se expone a las condiciones ambientales, por lo que resulta imprescindible un adecuado manejo de los indicios desde su recolección/toma de muestra hasta su llegada al laboratorio.

La concienciación y sensibilidad a los riesgos de contaminación ha sido primordial para la adopción de adecuados protocolos de trabajo y la implementación de eficaces medidas preventivas.

Las fuentes de ADN, restos o indicios biológicos susceptibles de análisis pueden ser clasificadas en categorías de acuerdo con su cantidad de ADN:

Los restos de tejidos o semen son fuentes con gran cantidad relativa de ADN por lo que se encontrarían dentro de la categoría I.
La sangre es una excelente fuente de ADN, sin embargo el ADN contenido en el núcleo de los glóbulos blancos está en una proporción minoritaria, por lo que se encontraría en la categoría II.
La saliva y los objetos en contacto con la boca y nariz, son excelentes fuentes potenciales pero la cantidad de ADN transferida es más pequeña por lo que estarían en la categoría III.
Finalmente, las trazas de ADN o muestras límite se encontrarían dentro de la categoría IV

Ante estas características de cada tipo de muestra, cobra relevancia el desarrollo de nuevas tecnologías que perfeccionen las tomas de muestra y recolección de indicios biológicos, como lo es el caso de los recolectores de ADN Bode Buccal y Bode Buccal 2 que son sistemas de recolección directa y sencilla, diseñados para simplificar las colecciones. mejorar las tasas de éxito de la primera pasada e incorporar en flujos de trabajo manuales o automatizados.


Fuente: Cano, J., Arce B., (2020). Genética Forense: Crimen e identidad. Revista Expresión Forense No.60