Arriba


Febrero 12, 2021
Artículo extraído de la Revista Expresión Forense N° 59, por Mirna Zárate Hernández.

El lavado de dinero no es un delito actual, ya que cuenta con una larga historia, que es necesaria conocer para comprender su notable auge en la actualidad. La costumbre de utilizar prácticas para disfrazar ingresos provenientes de actividades ilícitas se remonta a la Edad Media, cuando la usura fue declarada delito.



En ese tiempo los mercaderes y prestamistas, trataban de tapar las ganancias mal habidas para evitar ser penados por las leyes. A principios del siglo XX, se abrió en la ciudad de Chicago una cadena de lavanderías de ropa, era un negocio “legal” creado por Al Capone, a través del cual introducía recursos que provenían de operaciones ilícitas, esencialmente del contrabando de bebidas alcohólicas que estaban prohibidas en esos tiempos. Debido a que se generaba una mezcla entre los ingresos de ambas actividades, era prácticamente imposible distinguir si los recursos provenían de una actividad lícita o no.

¿Qué es el Lavado de Dinero?
Es el proceso al que se someten los ingresos derivados de un delito, para ocultar su origen y legitimar sus ganancias ilícitas. Los delincuentes acumulan sumas importantes de dinero cometiendo delitos como; tráfico de drogas, trata de personas, robo, fraude a inversores, extorsión, corrupción, apropiación indebida o fraude fiscal.

Es considerado como un “delito bisagra”, porque el hecho delictivo puede preceder o ser posterior a otro, siendo éste el proceso utilizado para ocultar o disfrazar, mediante diversos mecanismos, el origen del producto de actividades ilícitas y darle una apariencia legítima, es decir, simular que el dinero, bienes o derechos provienen de un origen lícito, introduciéndolos al sistema financiero o económico, e incluso, en ciertas ocasiones, destinando las ganancias generadas para alentar la comisión de otras actividades ilícitas.

Etapas

Colocación
La disposición física del dinero en efectivo proveniente de actividades delictivas. Durante esta fase el lavador de dinero introduce sus fondos ilegales en el sistema financiero.

Estratificación
La separación de fondos ilícitos de su fuente mediante “capas” de transacciones financieras, cuyo fin es desdibujar la transacción. En esta fase puede incluir transacciones como:

• Transferencias bancarias de una cuenta a otra, a veces entre distintas instituciones o jurisdicciones.
• Conversión de efectivo depositando a instrumentos monetarios (por ejemplo, cheques de viajero).
Integración
Dar apariencia legítima a riqueza ilícita mediante el reingreso en la economía con transacciones comerciales o personales que aparentan ser normales. En esta fase es extremadamente difícil distinguir la riqueza legal de la ilegal, le ofrece al lavador la oportunidad de incrementar su riqueza con los productos del delito. En México, el tipo penal del delito de operaciones con recursos de procedencia ilícita se encuentra previsto en el artículo 400 Bis del Código Penal Federal.

Tipologías
Es la clasificación y descripción de técnicas y métodos utilizados por las organizaciones criminales para dar apariencia de legalidad a los fondos de procedencia ilícita que; ocultan, depositan, retiran, enajenan, adquieren, convierten o transfieren de un lugar a otro o entre distintas personas con el fin de financiar sus actividades criminales. Entre los métodos utilizados, y a través de los cuales se pueden identificar la apariencia de legalidad, está; la creación de nuevas empresas, incremento significativo del inventario en poco tiempo, apertura de cuentas bancarias, recursos recibidos en efectivo, recepción de recursos, transferencias realizadas por montos muy elevados, permanecía de recursos por poco tiempo.

Lee el artículo completo en la Revista Expresión Forense N° 59 en formato digital.

Autor :Equipo Expresión Forense