La palinología forense, es la rama vinculada a la Botánica que se contempla dentro de las ciencias naturales, se encarga del estudio de esporas y granos de polen presentes en el lugar de intervención de un hecho delictivo, así como su interacción con los indicios que estén vinculados a las víctimas y a los sospechosos.

En criminalística se estudian diferentes casos de desapariciones de personas, robos, secuestros, homicidios, feminicidios, entre otros delitos. Por lo que el estudio de las esporas y granos de polen pueden constituir una importante herramienta de rigor científico que aporte respuestas e información orientativas ​​mediante la práctica pericial de las evidencias palinológicas.

En sus orígenes esta ciencia tenía como único objeto de estudio al polen y las esporas, sin embargo, en los últimos tiempos su campo se amplió al de las ciencias forenses.

Históricamente los granos de polen, han demostrado su resistencia al paso del tiempo, permitiéndoles existir desde el inicio de nuestros tiempos, estos han sido encontrados por paleontólogos en diversas catacumbas de faraones, ya fosilizados, su estudio les ha ofrecido un amplio panorama de lo que era su vida, sobre su alimentación, tipo de fauna que prevalecía, clima, temporada de germinación y cosecha.

El primer caso documentado en el que se usó la palinología para la resolución de un crimen fue en Australia en 1959, el reporte por la desaparición de un hombre cerca del río Danubio movilizó a las autoridades en su búsqueda, sin cuerpo o indicios de su paradero se comenzó a investigar a personas cercanas al desaparecido, los agentes se enfocaron en un hombre con motivos para matarlo.

Como parte de la investigación se revisaron sus movimientos el día de la desaparición, se inspeccionaron su casa y vehículo sin encontrar ningún indicio, por último, se solicitó su ropa, encontrándose en los zapatos un tipo de barro, el cual fue recolectado y enviado al palinólogo Wilhelm Klaus, para su análisis.

El resultado arrojó que había unos granos de polen de pino, sauce y aliso, así como unos granos de polen de unos 20 millones de años de antigüedad, extraídos de un depósito expuesto de la edad Miocena, esa área quedaba a 20 km. Al norte de Viena, sobre el Valle del Danubio, solo esa zona contenía esa mezcla de polen, cuando se confrontó dicha evidencia con el sospechoso, el imputado confesó el crimen y señaló a las autoridades el lugar exacto donde había enterrado el cuerpo.

La importancia del proceso de recolección, guarda y custodia de la evidencia es definitiva en estos casos, ya que cualquier contaminación natural o intencional puede ser posible y el resultado de dicha investigación quedaría anulada.

Lamentablemente esta técnica ha sido poco utilizada ya que son contados los especialistas en ese campo.


Beatriz Aguilar Alejandrez. (2020). PALINOLOGÍA COMO TÉCNICA FORENSE: BITÁCORA Y APUNTES DE UN FORENSE. 2022, de Sociedad de Ciencias Forenses en Baja California Sitio web: https://socifobc.org/2020/12/03/palinologia-como-tecnica-forense/

Leticia Povilauskas . (2021). FEMINICIDIOS Y EL EMPLEO DE LA PALINOLOGÍA FORENSE . EXPRESIÓN FORENSE , 66, 30-34.