Arriba


Enero 20, 2021
Artículo extraído de la Revista Expresión Forense N° 10.

Se denomina papel moneda al documento del portador emitido por un banco (generalmente el banco nacional o central de cada país), y que circula como medio legal de pago. Es, por lo tanto, un tipo de moneda; sin embargo, en el lenguaje cotidiano, se suele reservar el nombre de moneda para las piezas de metal, y el de billete para las de papel



Historia
En la antigüedad, el dinero se materializaba en trozos de metal precioso, que alguna autoridad avalaba mediante un sello (cuño) certificando su valor. Eran las monedas. El dinero en papel apareció en China en el siglo VII y el emperador instauró su uso oficial en el año 812. Sin embargo, los ejemplares más antiguos que se conservan son del siglo XIV.

A Europa los billetes llegaron de la mano del sueco Johan Palmstruch y se emitieron en Estocolmo en 1661. En España comenzaron a emitirse en 1780 durante el reinado de Carlos III. Para financiar los gastos militares en la Guerra de Independencia de los Estados Unidos sin imponer nuevas contribuciones, se emitieron los llamados vales reales, títulos de deuda pública al 4% de interés que eran aceptados como metálico en las transacciones comerciales.
Falsificación
Así como las monedas (antiguas) eran más difíciles de falsificar porque el valor del metal confería el precio (aunque las falsificaciones podían hacerse de metales de menos valor e igual aspecto), los billetes no dejan de ser simplemente papel y por lo tanto, los bancos los dotan de una serie de medidas de seguridad. Los billetes actuales se elaboran con papel especial y con técnicas de impresión complejas, como la marca al agua, hologramas, y tinta invisible, para evitar la falsificación.

A menudo la composición del papel incluye lino, algodón u otras fibras textiles. Algunos países, como Australia, Brasil, Chile, México, Nueva Zelandia y Hong Kong, producen billetes de plástico para aumentar su resistencia a lo largo de su uso, y para permitir la inclusión de una ventanilla transparente de unos pocos milímetros, una característica de seguridad muy difícil de reproducir con técnicas normales de copias.

Generalmente, además de la falsificación, también está penada la alteración o marcado de los billetes.
Medidas de seguridad
Para evitar falsificaciones se emplean distintas medidas de seguridad:
- Marca de agua o filigrana.
- Blanqueador: Se usa papel sin blanqueadores ópticos (de esta forma no puede falsificarse usando papel común), o se lo emplea sólo en una región. Esto puede detectarse empleando una fuente de luz ultravioleta.
- Relieves: El papel tiene relieve en distintas partes.
- Tinta ópticamente variable (OVI): Es una tinta que cambia de color según el ángulo del observador y la incidencia de la luz.

Autor :Equipo Expresión Forense