Arriba


02 Julio, 2021
La noche del 12 de junio de 1994, Nicole Brown Simpson y Ronald Goldman fueron encontrados brutalmente asesinados en la casa de la señora Simpson.


Cuando los cadáveres fueron hallados, mientras los hijos en común de Brown y Simpson dormían en la vivienda, tenían por lo menos dos horas de haber fallecido. En la escena del crimen, uno de los oficiales encontró un guante ensangrentado, además de un gorro hecho de lana, que supuestamente pertenecía a Jason, hijo de O.J. con su primera esposa, convirtiéndolo así en presunto culpable.

Los investigadores arribaron a la casa de O.J Simpson para informarle la noticia de la muerte de su ex pareja, pero como nadie los atendió, el agente Mark Fuhrman se brincó la barda y abrió las puertas para permitir la entrada a otros tres policías. Simpson no se encontraba en casa, pero Fuhrman se percató de un Ford Bronco Blanco estacionado y con manchas de sangre en la puerta del conductor; más tarde se descubrió otro guante ensangrentado, el par del que había sido encontrado en la casa de la víctima. Tras hacérsele pruebas de ADN, se encontró que contenía sangre de las víctimas, por lo que con esos argumentos se emitió una orden de arresto para O.J.

En el lugar de los hechos se recolectaron más de 100 muestras de evidencia biológica, las cuales consistían principalmente en gotas y manchas de sangre. Para su análisis genético se enviaron muestras a 3 laboratorios y así durante el verano de 1994, el Laboratorio de ADN del Departamento de Policía de Los Ángeles (LAPD), el Laboratorio de ADN del Departamento de Justicia de California (CA DOJ) en Berkeley y un laboratorio privado de Maryland llamado Cellmark Diagnostics realizaron las pruebas de ADN utilizando RFLP y Técnicas de PCR. En este caso de alto perfil se examinaron varios marcadores RFLP y PCR, sin embargo, las secuencias de STR no fueron tipificadas.

El llamado "Juicio del Siglo", Pueblo del Estado de California contra Orenthal James Simpson, comenzó en el otoño de 1994. en donde alrededor de 500 pruebas fueron presentadas por la fiscalía, entre exámenes de ADN, mechones de cabello, muestras de sangre, los famosos guantes encontrados en las casas de Brown y Simpson, así como los antecedentes de violencia intrafamiliar. Sin embargo, mediante acusaciones de recogida y manipulación inadecuadas de muestras, así como conspiraciones policiales y contaminación del laboratorio, el equipo de defensa consiguió introducir un grado de "duda razonable". Después de un juicio largo y agotador que duró alrededor de un año, el jurado absolvió a O.J. Simpson el 3 de octubre de 1995.

Desde un punto de vista científico, los resultados de los tres laboratorios de pruebas coincidieron y se examinaron más de una veintena de marcadores de ADN sin exclusiones entre las muestras de la escena del crimen y el Sr. Simpson. El veredicto de la absolución demuestra que las pruebas de ADN no siempre se comprenden y pueden ser bastante complejas de explicar al público en general. Es por ello que los testigos expertos tienen el desafío de presentar los temas difíciles de la biología, la tecnología y la genética del ADN en términos que sean comprensibles para todos, para que de esta forma la información pertinente llegue a los juzgadores.

Desde la conclusión del O.J. Simpson en 1995, los laboratorios forenses de ADN se han modernizado, poniéndose a la vanguardia con los mejores equipos y empleando los mejores kits STR, además de mejorar su vigilancia para llevar a cabo la recopilación de pruebas de ADN y realizar las pruebas de una manera que está por encima de cualquier reproche. Sin embargo, debido también al empleo de estas tecnologías, el análisis de la evidencia es extremadamente sensible, por lo que los laboratorios que practican la técnica deben tomar medidas extraordinarias para evitar la contaminación por parte de quienes manipulan la evidencia. En este contexto, posiblemente el resultado más importante del O.J. El juicio de Simpson fue el renovado énfasis puesto en la recopilación de pruebas de ADN.

Autor :Equipo Expresión Forense